Tagged: Educació blava i rosa

Córrer com una xica

Un insult als xics i a les xiques que hauríem de transformar!!

Anuncis

Manifiesto para niños

(breve listado abierto para chicos de más o menos ocho años en adelante) [Per què 8 i no 5 com a les xiques?]

No sos un príncipe azul y no lo vas a ser nunca. No sos un guerrero, ni un soldado, ni la luz de los ojos de tu madre, ni el orgullo de tu padre. Sos un nene común y corriente, y las expectativas que haya sobre vos son eso: expectativas de otros. Vos podés ser lo que quieras ser, no lo que los dibujitos, mamá o papá te digan.

Mucho hombres son tontos y tienen mucho miedo a lo diverso, como por ejemplo las mujeres y los homosexuales [Millor: “los hombres femeninos y las personas homosexuales”]. No seas tonto, sé valiente.

A la gente se la quiere o no después de conocerla, no antes y por cómo o dónde nació. Lo otro se llama prejuicio y para mucha gente es lo mismo que ser Hombre con mayúsculas. Están equivocados, ser hombre es otras cosas más lindas.

Nadie debería quererte menos por no ser como ellos esperan que seas.

Jugá al fútbol cuando quieras, no cuando quieran los otros. El fútbol es un juego, uno de los más hermosos del mundo [???], no dejes que te lo conviertan en obligación.

Antes las nenas no jugaban al fútbol, ahora sí. Y les gusta tanto como a vos, aunque muchos varones te digan que el fútbol es de chicos.

No tenés que ser el mejor en nada, pero podés serlo en lo que vos elijas. Si los demás quieren que seas el mejor en algo que no te interesa, deciles que eso lo hagan ellos.

Puede pasar que te eduquen para que pienses que ser un hombre es ser un montón de cosas que ya no se usan. Son cosas viejas, de la época de los abuelos, o de San Martín. La vida es muy distinta ahora, abrí mucho los ojos, mirá bien alrededor, llegá a tus propias conclusiones.

Está bien ser gay, travesti, bisexual, heterosexual. Nadie es quien para juzgar nadie por lo que hace con su sexo, la vida es mucho más que eso. Son los mismos tontos del punto 3, y no entienden bien lo que es querer a la gente.

Es posible que en un tiempo te gusten las chicas [si eres heterosexual]. Portate con ellas como te gustaría que se porten con vos y vas a ver qué bien te tratan.

Puede ser que te guste demostrar que sos más hombre agarrándote a piñas con algún compañero de colegio. Si te pinta, hacelo, pero enterate de que lo que ganás no vale mucho en realidad. A veces es más valiente no pelear que pelear.

Te van a hacer creer que el tamaño del pito es re importante. Te van a hacer creer que el pito tiene que funcionar siempre porque sino sos menos hombre. Es todo mentira, no sufras al pedo.

Leé mucho, leer te va a hacer descubrir que tu cerebro es enorme, que a otros les pasó lo que te pasa a vos, que no estás solo.

No hay juegos de varones y juegos de mujeres. Eso también es de la época de San Martín.

Jugar a ser Supermán está buenísimo, pero Supermán es un extraterrestre, no te olvides nunca. Vos sos un humano, sos vulnerable, podés llorar cuando quieras, no tiene nada de malo.

Pensá. Pensá siempre. Pensar es como hacer deporte: cansa, pero ayuda a vivir mejor.

Hay gente que cree que los sentimientos son cosas de nenas. A estas alturas deberías saber que no es así, pero va por las dudas: te prometo que sentir y pensar son las únicas cosas que nunca, nadie te va a poder sacar.

Manifiesto para niñas

(breve listado abierto de consejos para todas las nenas de más de cinco años de edad)

No sos una princesa y no lo serás nunca, salvo que tu mamá o tu papá sean reyes o conozcas un principe y te cases con él. Sos una nena común y corriente. Si vas a identificarte con algo, tanto da que sea con princesas como con amazonas, guerreras, artistas o jugadoras de fútbol.

Los príncipes azules no existen. Pertenecen a los cuentos de hadas que te cuentan para que asumas que tu rol en el mundo es el de aguardar al hombre ideal que te alivie de las cargas de ser una mujer responsable y autónoma, que te salve de las fátigas de la sociedad y te convierta en madre de niños que deberían completarte como ser humano.

Todos los juguetes del mundo son para vos. No es verdad que haya cosas de varones y cosas de nenas. Te van a regalar cocinitas, bebés de juguete y sets de belleza para que te habitúes a esas actividades cuando crezcas, incluso si estudiás una carrera y te apasionás por una profesión. Si querés tener más autitos que muñecas está todo bien. No dejes que nadie te diga lo contrario.

No hay límites para tus ganas de ser libre. Lo mejor que te puede pasar en la vida es elegir más allá de tu género, sin condiciones, y que tus elecciones varíen tanto como vos lo desees.

No aceptes que te digan “una nena no hace eso”. Los que te hablen así (incluso si son tus padres), quieren cortarte las alas y marcarte un camino que creen que deberías seguir. Defendé tus decisiones, crecé sabiendo que los que sostienen divisiones según el sexo tienen cerebros chiquitos y mentes de villanos.

Trepate a todos los árboles que puedas. Eso no es ser varonera, es estar viva y saber jugar. Recordá que para eso vas a necesitar ropa cómoda.

Incluso ahora, cuando la mujer recorrió gran parte de su largo camino hacia la liberación, vas a encontrar discriminación en los que te rodean. Recordá que lo hacen porque tienen miedo y son ignorantes. Si podés, explicales que están equivocados. Si no, seguí en la tuya: que tu vida sea la mejor prueba de que no saben lo que dicen porque no lo han pensado bien.

El mundo está lleno de colores bellísimos, el rosa es uno más. Que tu existencia sea un arcoiris, no un merengue o una novela de la tarde.

Buscate juegos que vayan más allá de cambiar pañales, dar mamaderas de mentira y usar ollas de plástico.

Evitá las publicidades. Evitá las modas. Evitá todo lo que te quieran imponer desde la televisión, hasta que puedas discernir qué te sirve de todo eso.

Nunca jamás dejes de preguntar por qué las cosas son como son. Nunca te conformes con la primera respuesta. Nunca te quedes con dudas si podés sacártelas. El conocimiento es luminoso y te abre puertas.

Nadie va a quererte más porque seas muy flaca ni porque tengas tetas grandes. Al menos nadie que valga la pena conocer.

Mirar dibujitos está bien, pero también leé. Leé mucho. Leé hasta que te duelan los ojos. Leé cuentos, novelas, historias de piratas, extraterrestres y ballenas blancas. Incluso si al principio no entendés lo que estás leyendo porque sos chiquita, algo de eso queda en tu cabeza y la abre.

No descartes leer Cenicienta, pero acordate que ella y todas las demás se cansaron de comer perdices, en la parte que viene después del “y vivieron felices para siempre”.

No siempre hubo mujeres presidentas. Son el producto de siglos de lucha y esfuerzo. No olvides a las que te precedieron, les debés mucho de tu libertad.

Las chicas que aparecen desnudas en las tapas de las revistas y en la tele lo hacen porque creen que no tienen otra cosa que mostrar [O perquè no les valoren per altra cosa que el seu cos]. Vos mostrá tu cerebro, que al contrario que el culo, se te va a poner más firme con los años.

Font: No entiendo nada

Ikea i la mediació

Qui soluciona els problemes de parella, la mediació o els mobles d’Ikea?

Com són les parelles que hi apareixen? Com són ells? Com són elles?

Creus que és anunci sexista?

Creus que és un anunci que deixa en bon lloc la mediació?

Jo també porte pantalons rosa

Si tens twitter, fes córrer aquest hashtag: #jotambeportepantalonsrosa o en italià  #ioportoipantalonirosa

“Se llamaba Andrea S., tenía 15 años, estudiaba en un instituto cercano al Coliseo y vivía en el sur de Roma, era de carácter extrovertido y a veces acudía a clase con ropa de colores llamativos y las uñas pintadas. Su familia y algunos de sus amigos más cercanos dicen que estaba enamorado en secreto de una muchacha de su mismo instituto, pero lo cierto es que nunca faltó quien se burlara de su aparente homosexualidad y sobre la red social Facebook una cobarde mano anónima había dedicado un perfil al “muchacho de los pantalones rosa”. El martes por la tarde, Andrea se ahorcó, en su casa, con su bufanda.

Lo que viene a continuación casi no hace falta escribirlo: la Fiscalía de Roma ha abierto una investigación por si se pudiera acusar a alguien de “inducción al suicidio”, dos ministros y el alcalde han pronunciado palabras sentidas de pésame y los compañeros del Liceo Cavour han encendido velas y le han dicho a una diputada que se acercó oportunamente por allí que sienten un doble dolor: el de la pérdida del compañero y el de sentirse señalados por la prensa como presuntos acosadores…”

Llegeix l’article complet: Acosado por vestir pantalón rosa | Sociedad | EL PAÍS.

Educant-nos per a ser princeses

Princelandia, ocio para niñas que quieren ser princesas?

 Francisco Artacho
06/03/2012 23:13
Ahora puedes compartir junto a tu hija la  ilusión de ser Princesa por un día. Disfrutaréis juntas de los servicios de manicura, pedicura, peluquería y maquillaje de fantasía, para acabar desfilando en nuestra pasarela”. Así se anuncia en su propia página web Princelandia, un nuevo centro de ocio pensado para niñas, “aunque si un niño quiere ir, también puede hacerlo”, aseguran desde la empresa. El primer centro abrió en septiembre, en Mairena del Aljarafe. El viernes abrirá el segundo, ya como franquicia, en Gines.

Este nuevo concepto de ocio infantil, dirigido a niñas de entre 4 y 15 años, busca ofrecer un servicio similar al del típico parque de juegos lleno de bolas, pero con una “filosofía diferente”, donde los toboganes y colchonetas son sustituidos por un mundo donde todo es rosa. “En la época de la tecnología, los videojuegos, los ordenadores y las consolas, nuestras niñas necesitan encontrar un espacio de fantasía, real y llamativo que no sólo les evoque diversión si no una evasión diferente a lo que se encuentran en la vida cotidiana”, según se explica en la web (www.princelandia.com).

Estos centros, en plena expansión y dirigidos a la celebración de cumpleaños, se dividen en dos espacios. El primero se denomina como Spa, donde se ofrecen actividades similares a un centro de belleza, con pasarela incluida. El segundo es el lugar de celebración, donde se pueden degustar menús a base de fruta, zumo, dulces y fuentes de chocolate. Eso sí, “siguiendo unos principios saludables”.

Conscientes de la controversia que pueden levantar estos centros, desde Princelandia señalan que su filosofía es la de inculcar valores “de salud e higiene a la vez que las niñas lo pasan bien”. También argumentan que todas las monitoras son educadoras y que no se impide la entrada de niños. Eso sí, la página está dirigida exclusivamente a chicas.

El primer centro se abrió en Mairena tras un año en fase experimental. Cádiz, San Fernando o Málaga contarán en breve con su Princelandia.

Font: Andalucía Información

Els xics també juguen amb nines!

I si ens plantegem fer altres regals aquestos Nadals?
Com han de ser els hòmens pares amorosos si no practiquen?